Home / Investigación  / ¿Podría ser la depresión una enfermedad física?

¿Podría ser la depresión una enfermedad física?

Una inflamación en todo el cuerpo, estimulada por un sistema inmune hiperactivo, podría ser la causa de la depresión

Causas físicas de la depresión

Algunos científicos han encontrado a la inflamación generalizada del cuerpo como la probable responsable de sentimientos como infelicidad, desesperanza y cansancio, por lo que la depresión sería tratable con antiinflamatorios, a comparación de los tratamientos actuales, que se enfocan en los compuestos químicos del cerebro, como la serotonina.

 

Por otro lado, la depresión podría ser también un síntoma de la inflamación, como el desánimo que se presenta en muchas personas cuando se enferman y su sistema inmune combate infecciones o virus.

 

En el caso de la depresión crónica, parecería que el sistema inmune no se “apaga” después de una enfermedad o traumatismo, y ello produciría síntomas persistentes.

 

Cada vez más investigaciones, documentos científicos y resultados de estudios clínicos revelan una conexión entre el tratamiento de la inflamación y el alivio de la depresión.

 

A finales de julio de 2017, investigadores de la Universidad de Stanford informaron que pudieron elaborar una prueba diagnóstica de laboratorio para la encefalomielitis miálgica (una enfermedad caracterizada por una profunda fatiga, anormalidades del sueño, dolor y otros síntomas que empeoran con el esfuerzo) y el síndrome de fatiga crónica. Estos trabajos confirmaron y ampliaron investigaciones anteriores que vinculan estas enfermedades (muchas veces asociada a la depresión) con la inflamación.

 

Un año antes, en el mes de octubre, una importante revisión a las investigaciones sobre los antiinflamatorios de nueva generación (que se emplean principalmente para tratar padecimientos autoinmunes) observó un vínculo claro entre inflamación y depresión, pudiendo convertirse en una nueva vía de tratamiento.

 

En el estudio se encontró que alrededor de un tercio de las personas con depresión tienen niveles elevados de citocinas, las proteínas que controlan las reacciones del sistema inmune –indicio de inflamación cerebral–. En el estudio se vio también que las personas con sistema inmune hiperactivo son más proclives a la depresión.

 

Inmunoneurología

El profesor Ed Bullmore, jefe del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Cambridge, declaró al periódico The Telegraph que cree que está por aparecer el nuevo campo de la inmunoneurología.

 

“Está claro que la inflamación puede causar depresión”, dijo Bullmore en una sesión de preguntas y respuestas en una conferencia anual de la Academia de Ciencias Médicas FORUM.

 

“En relación con el estado de ánimo, no hay dudas de una asociación firme entre la inflamación y los síntomas de depresión. Lo que no sabemos es si la inflamación produce depresión o viceversa, o si bien es coincidencia”.

 

“En estudios de medicina experimental, si se trata a individuos sanos con un inflamatorio como el interferón, un porcentaje sustancial se deprime. Por eso creemos que hay suficientes pruebas de un efecto causal”, explicó el profesor.

 

Un importante resultado que podría arrojar este trabajo serían tratamientos más eficaces para la depresión, tratamientos que no tendrían que ser vitalicios. Otra implicación significativa es que si estos conocimientos se convierten en la norma para entender y tratar la depresión, la dicotomía artificial entre mente y cuerpo se alteraría para siempre.

 

Desde el punto de vista social, considerar a la depresión como un padecimiento con una clara causa física reduciría los estigmas impuestos a la enfermedad mental, que impiden que muchos afectados se atiendan.

 

 

 

Redacción FAN,  traducido de Futurism

NO COMMENTS

POST A COMMENT